jueves, 10 de enero de 2019

El fantasma


Tu me diste la pista

Acabábamos de colgar las fotos y me lo nombraste, no se por que, pero no me resulto nuevo. El fantasma.

Hace mucho tiempo que me intrigan estos temas, a lo largo de mi vida he pasado de la incredulidad más absoluta a dejar abierta mi mente. A veces pienso que nuestra vida es un camino con niebla y solo vemos lo que tenemos a nuestro lado, pero ¿y cuando esta desaparece?...

La visión es casi infinita, en un instante mis ojos adivinan una figura que está a cientos de metros de mi, se que me llevaría un rato acercarme pero allí está, a merced de mi vista, esperándome.

A veces pienso como seria la vida si pudiéramos ver más allá de nuestros momentos. Una vida que se dejara modular a través de nuestros sentimientos ¿cómo sería?

Pero hoy estas tu, el fantasma y me estas dando pie a toda una serie  de preguntas que me hacen sentir cada vez mas pequeño, mas a merced de la vida, de esa vida que avanza sin piedad a nuestro lado.

Me encantaría encontrarme contigo, se que te tendría miedo, que huiría pero lo que nadie me va a quitar jamás es este sentimiento que tengo hacia ti. Eres y siempre serás mi biblioteca y da igual que tengas fantasmas, ruidos o voces. Da igual que esté o no este, que lo sienta o no, desde hace mucho tiempo lo eres, y sé que lo continuaras siendo a pensar de que estés tu ahí…




miércoles, 28 de marzo de 2018

La miro a los ojos


Y vio reflejada su vida en ellos.

Julia llevaba una vida normal. Tan normal que no se daba cuenta de ella. Todos los días la misma rutina, se levantaba a las 7, una ducha y partía al trabajo. Dos autobuses y mucha paciencia, llegaba a su oficina en la planta 18 y fichaba, un café y muchas horas delante del ordenador.

A las cuatro la vuelta, una casa desierta y varias camas por hacer, a ver si crecen estas petardas de una vez, se repetía cada día. Un rato después llegaba Adolfo con las niñas, unos minutos eternos aguantando sus batallitas y a hacer la cena y lavar la ropa.

Cada día igual.

Esa mañana tenía reconocimiento médico de empresa, rellenó los papeles que aquella malhumorada recepcionista le dio y para dentro. Enseguida supo que algo iba mal cuando le repitieron el electro cuatro veces, el médico muy serio le dijo “le aconsejo que vaya con esta nota al médico de cabecera, ayer mejor que hoy…”

Esa noche no durmió, no le dijo nada a nadie, le entrego la nota a su médico y se cuajó, solo con ver su cara. Como una flecha se levantó y llamó a la enfermera. Dos, tres segundos eternos pasaron, al fin apareció otra vez.

Esto fue la semana pasada, desde aquel día he aprendido a valorar cada minuto, cada segundo, cada voz y cada suspiro. Lo cierto es que me di cuenta que mi vida había pasado desapercibida por la rutina.


Hoy, después de salir del hospital he intentado sobreponerme a la noticia, no he querido que me acompañara nadie, es mi vida y este momento lo tengo que digerir yo, solo yo. Y tengo que aprovechar cada instante que me queda a partir de ahora…

domingo, 25 de febrero de 2018

Al principio le daban miedo.



Mi infancia fue difícil, los recuerdos se difuminan entre la lluvia y los humos de Bilbo Pero aquel día lo recordaré siempre, apenas fallecido mi padre, me echaste de casa.

Me encanta ver el paisaje desde las ventanas de mi caserío.

A partir de ese momento todos mis recuerdos se tiñen de gris, de ese color que tamiza la lluvia al pasar por las chimeneas, esa  lluvia que cae un día si y el otro también.

Tengo sueño, ese sueño que no termina nunca, que me impide a veces hasta sonreír, pero hoy no quiero acostarme porque tengo miedo, miedo a no despertar.

Y llegaste, ¿qué haría ahora sin ti? Te recuerdo recién nacido, como lloraba de alegría al verte, tu, que eres mis ojos, mi corazón y mis suspiros. Se que tu vida es mas difícil aquí en el caserío cuidándome día a día.

Este verde me tiene enamorada, me pasaría las horas mirándolo y soñando correr por encima de la hierva con mis pies descalzos, tirarme al suelo y levantarme una y otra vez.

MI vida junto a ti no fue fácil, incluso llegue a pensar que no existía la felicidad mas que en la televisión, hasta que un día la enfermedad te llevo. Deje el piso y vine aquí arriba.

Después vinisteis vosotros, al principio os temía, pero poco a poco me enseñasteis a confiar, y esa tranquilidad que siento cuando estoy a vuestro lado… pero no puedo dejar solo a mi hijo, es lo más bonito de mi vida, a el no.

Hoy he visto la cara que has puesto al decirte que nunca me habían regalado una flor y has ido a comprarme una preciosa, he visto la ternura de tus brazos, y el amor en tu mirada.

Pero debes de comprenderme…


Y recuerda comprarte la pirámide, recuérdalo…




* Bilbo es Bilbao en euskera.

martes, 23 de enero de 2018

Mira mama, es una cigüeña.


Mira mama, es una cigüeña. 

Ella lo miro, tenía sus mismos ojos. Ya habían pasado 8 años desde que el se fue. 


Eran las doce del mediodía, a mí me gustaba esa hora para la ceremonia y aunque nos costó conseguirla con mucha paciencia y más empeño lo logramos.

Eran tiempos felices, la carrera recién acabada y tu comenzando en aquel trabajo “Laboratorios León” ponía en la puerta. 

Recuerdo esas tardes en casa de tus padres, los dos estudiando, casi no teníamos tiempo de amarnos, aquellas vueltas a mi casa soñando un futuro entre nuestras manos que buscaban múltiples excusas para juntarse, esos labios que conocía tan bien como tu boca. 

Esos ojos. Cuántas veces te dije que eran lo que más me gustaba de ti. 

Era un vestido blanco, tan blanco que irritaba al sol, descansando en mi hombro mis trenzas, una de ellas  corría por encima de mis pechos al ritmo de mis pasos, y tú, estabas radiante con aquel traje negro. 

Que alegría cuando te ofrecieron ese trabajo, tienes que terminar la carrera te dije sonriendo, que lo sepas. Descuida me dijiste con tu preciosa sonrisa, déjalo en mis manos. Así podremos casarnos. 

Aquellos meses fueron complicados, casi no nos veíamos. ¿Te acuerdas que aprovechaba cuando salías del trabajo para estar un rato contigo? Y lo cumpliste, recuerdo el día de tu graduación. Mire hacia a atrás y vi a mis padres, me emocione. Creo que no solté tu mano ni un segundo en toda la ceremonia, me sentía tan feliz.. Luego, después de comer me cogiste por la cintura y me fuiste presentando a muchos invitados que ya conocía, te deje hacer, me encantaba tu sonrisa y tus palabras. 

Luego vino el piso, ¿recuerdas los primeros meses? Primero un sofá, luego una habitación, después ese espejo. Poco a poco fuimos haciendo ese nido perfecto para ti. Y unos meses después llegaste tú, sin esperarte, fuiste un regalo, nuestro mejor regalo de boda. Todo empezaba a ser perfecto…


Pero aquel mismo año sucedió.



Y lo más difícil es mirarte, esos ojos tuyos de color miel son los mismos que tenía él, por eso huyo ahora de la luz y del color, estoy inundada de un mundo azul oscuro, tan oscuro como el mar, en el cual las olas de su recuerdo castigan mi vida a cada instante, en la cual cada día espero la noche para soñar con él, sé que un día lo conseguiré y poder volver a ser feliz...