miércoles, 16 de diciembre de 2015

Solo era en ratón





Pero era un ratón feliz. Desde que se asomaba por las mañanas a su agujero sonreía. Tenía dos espectaculares orejas y unos bigotes inmensos, una piel gris y las uñas afiladas, dos dientes prominentes que se asomaban a su boca completaban su figura, y era feliz, muy feliz. 

No pensaba en el mañana, solo el hoy y esas grandes cosas que le importaban, cosas como revolotear al lado de su adorada ratona, correr desesperadamente por aquella casa, mirar por la ventana o tener algo para comer, solo eso movía su vida, una vida de ratón. 

A veces pensaba en ser gato pero tendría unos problemas imposibles de solucionar, como cazar ratones, ronronear o tratar con los amos de la casa. Él no quería más, le bastaba apoyar sus orejas al lado de las de ella y sentirla respirar. 

Su ratona. 

Un día encontró un ovillo de lana en la casa. Poco a poco lo metió en su hueco y se lo ofreció a ella. Intentaron hacerlo rodar y no pudieron, volvieron a intentarlo otra vez sin resultados. 

Como el ratón era muy listo lo saco de su hueco. Solo con empujarlo comenzó a rodar otra vez. Ves, le dijo a su ratona, vamos a empujarlo los dos. En un momento los dos ratones jugaban con la bola sin darse cuenta que el gato los vigilaba. 

De un salto este intento cazarlos pero se trabo con el ovillo. Los dos ratones salieron huyendo y se refugiaron en su agujero olvidando al gato. 

Al momento era feliz otra vez, solo le importaba revolotear, correr, mirar o tener algo para comer. 


Solo eso



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario