miércoles, 23 de septiembre de 2015

Hace unos dias....



Hace unos días un seguidor de este blog se puso en contacto conmigo. Tenía un problema y quería que le ayudara. Rafa, tengo una relación que me está consumiendo poco a poco y me gustaría enviar una carta a la persona que amo porque no puedo más, me dijo. 

Al principio me pareció una idea disparatada, pero según chateaba con el fui poco a poco haciéndome a la idea de su situación. Vi en él a una persona sencilla, educada y detallista que estaba perdidamente enamorado. Me hablo de la otra persona, de cómo la veía, de cómo la sentía, de cómo suspiraba por estar cada momento a su lado.  

Me explico la situación de ambos, y a cada momento me sorprendía la ternura con la que trataba cualquier tema relacionado con su amor. Me dijo también que no era correspondido y esa era la razón de consumirse. 

Al final le hice el texto, creí entender en las conversaciones que tuvimos que quería y temía a la vez terminar la relación que le atormentaba porque sabía que una vez acabada perdería todas las ganas de vivir…. 

Cuando la leyó se emocionó, no cambies nada, esta perfecta, me dijo. Te estaré siempre agradecido. 

Hace un par de días vi que estaba en línea, me pico la curiosidad porque desde aquel día no chateaba con él.

-¿Cómo estás?- Le pregunte
El me dijo -Quería pedirte que publicaras, si quieres, la carta en tu blog- 
-Sí, me encantaría- le respondí 
-¿Cómo estás tú? ¿Qué tal te fue con ella?- Le pregunte
Después de un largo silencio me respondió: 
-Bien- Un bien que me hizo sentirme fatal, ademas me dijo,
-No era ella sino el.... Un día de estos hablaremos, gracias otra vez-

Que sencillo o complicado es a veces el amor, cuanto cariño y ternura inútil, desaprovechada, cuantas noches de insomnio y a la vez cuanta felicidad, el amor es como la magia, algo increíble cuando cuentas con él y terrible cuando te falta… 


Estas son las líneas que le escribí:

 
“Siempre había pensado que me conocía bien, que era una persona sensata e inteligente, pero desde que te conozco he cambiado. Tu sola presencia hace que retroceda a mis años de juventud, que vuelva a amar, a sentir, a suspirar. Otra vez he descubierto la música oyendo tu voz, la poesía mirándote a los ojos, el color y la luz solo con tu presencia. 

Desde el día que nos conocimos has sido mi referente, mi anhelo, mi sueño, mi vida y mi muerte. Has modulado mis días y mis noches, has cambiado mi vida, mis hábitos y hasta mis sueños. 

Al acostarme sueño que estas a mi lado, eres la protagonista de mis noches de insomnio y cuando rendido me vence el sueño tu estas siempre en él. Adoro el despertar porque mi primer pensamiento eres tú. 

He aprendido a pensar como lo harías tú, a sentir como sentirías tú, a amar como me amarías tú, a reír contigo, a llorar contigo, a hacer tus problemas míos, pero necesito más, quiero verme en tus ojos, sentirme en tus labios, sentir tu respiración, tu aliento, tus besos. 


Si me falta eso renuncio a la vida, no sabría vivir sin tu amor, sin tu cariño, sin ti….”



 

1 comentario: