miércoles, 30 de diciembre de 2015

The Dark side of the Moon.



Quien no ha soñado mirándola. Como cada noche su sola presencia nos excita o nos tranquiliza. 

Cuantas veces hemos ansiado estar en ella, poseerla.

Fiel a la oscuridad, como una acompañante que nunca descansa aparece. Haga frio o calor, sea lunes o viernes, ni siquiera notamos su presencia pero esta allí,  siempre a nuestro lado

Un día soñé con acercarme más, pensé por un momento que éramos uña y piel, carne y carne, pero la noche me devolvió a la realidad, allí estaba ella, lejana, altiva, presente, como una diosa que evita esconderse.

Cada luna tiene un lado oculto, ese que nunca se ve y este es al que dedicaron su álbum Pink Floid.

Dicen las lenguas envenenadas que esa música psicodélica fue fruto de un episodio de LSD, pero yo cuando la escucho me lleva al mundo de tiempo, de imaginación y de sueños inexistentes.

Bienvenidos al lado oculto de la luna donde cada uno somos lo que somos, donde desnudamos nuestras almas y no importan los cuerpos, donde el único alucinógeno es la vida.


Va por vosotros





2 comentarios:

  1. Cuánta poesía en este bello y sugerente texto. La luna siempre nos inspira con su lado oculto y misterioso que parece querernos recordar nuestro lado escondido. Feliz año, Rafael. Te deseo que 2016 te traiga alegría y muchas buenas letras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Ana. La luna es nuestro bien común pero pocas veces nos damos cuenta de que la amamos, sera por que sabemos que esta esperandonos cada noche.

      Mis mejores deseos para este año que comienza. Un abrazo

      Eliminar